Q Juego de Mesa – GDM Games

Los Cylons no solo escapamos, también nos encantan los juegos de mesa. Cada vez que sale un juego al mercado de Misterio o Escape lo seguimos con mucha atención y en cuanto podemos lo jugamos reuniendo a unos amigos para tal fin.

En esta ocasión hablaremos de los juegos de la Serie Q de GDM Games. Nosotros hemos jugado el caso “Muerte el 4 de Julio”.

Los juegos Q no son un juego de Escape en la mesa, es una opción diferente, pero que también requiere usar la cabeza y la lógica para salir victorioso. Son juegos en los que deberéis resolver un misterio o caso.

Las reglas son muy sencillas. Tenéis una baraja en la que encontraréis pistas, declaraciones, localizaciones, etc… Cada uno de vosotros tendrá unas cuantas de estas cartas en la mano, y deberéis decidir si esa información es valiosa o no para resolver el caso. Y para ello deberéis descartar las cartas que creáis que no sirven y jugar en la mesa las que consideréis de vital importancia.

Es fácil de jugar, pero lo difícil es resolver el caso y conseguir una puntuación digna de Sherlock Holmes, porque si descartáis pistas vitales os restarán puntos, pero si ponéis boca arriba cartas innecesarias también restaréis.

Una vez jugadas todas las cartas deberéis entre todos los jugadores elaborar una teoría sobre lo que ha ocurrido y resolver el misterio. Aquí es donde está el meollo de este juego, porque tendréis que poneros de acuerdo entre todos, señalar culpables, analizar motivos y tener en cuenta todos los detalles. Esta es la parte más divertida del juego y la que más nos ha recordado a las típicas discusiones dentro de una sala de escape sobre la solución a un enigma.

Una vez tengáis un esbozo de lo ocurrido, deberéis contestar a un cuestionario y compararlo con la solución. Seréis capaces de resolver el caso? O seréis degradados de detectives a guardias de tráfico?

Este juego es ideal para jugarlo entre varias personas, ya que así es más divertido. Incluye la posibilidad de jugarlo en solitario, pero la gracia del juego creemos que está en jugarlo con amigos y en la elaboración de las teorías que conlleva.

En resumen, es un juego de resolver misterios. Necesitaréis usar la lógica, fijaros en los detalles y descartar la información inútil. La partida puede durar lo que queráis, cuando estéis seguros de tener una buena teoría, abrid las respuestas y sabréis si sois buenos detectives.

Lo que más me ha gustado: La charla después de jugar las cartas, elaborando teorías y discutiendo el motivo por el que una teoría debe ser descartada o no.

Lo que se podría mejorar: El tamaño de las cartas se queda pequeño, para muchos jugadores se hace indispensable ir pasándolas, pero entendemos que encarecería el precio que por otro lado es muy ajustado.

Juego Q

Enlace a la web de la editorial: GDM Games

Anuncios

Exit el Juego: La Estación Polar

Sois parte de un equipo de investigadores emplazado en el Ártico. No sabéis lo que ha sucedido, pero ha sonado la alarma de evacuación y habéis terminado atrapados en un laboratorio  desierto. Acabáis de descubrir que os queda muy poco tiempo para poder salir…

Exit es una línea de juegos de mesa de la editorial Devir que pretende unir las sensaciones de una sala de Escape con los juegos de mesa. Y la verdad es que lo consigue bastante bien.

Dentro de esta línea ya tenemos 6 juegos diferentes para elegir, y entre ellos hay diferentes niveles de dificultad. En Estación Polar el nivel de dificultad es avanzado, y eso se nota respecto a los 3 primeros que salieron al mercado.

El nivel de ambientación es, evidentemente, la parte que menos consigue aproximarse a una sala de escape. Todo lo necesario para jugar se encuentra dentro de la caja del juego, y es una caja pequeña. Dentro encontraréis un par de objetos que en algún momento acabaréis usando, un cuaderno, un disco para resolver los enigmas, un manual con las instrucciones y un mazo de cartas.  La poca ambientación que encontraréis os la darán estos objetos; el cuaderno que cuenta un poco la historia y las cartas, que iréis desvelando conforme avancéis.

La dificultad de Estación Polar es alta, los juegos son bastante complicados de resolver. En esta ocasión el desarrollo del juego es secuencial, aunque no del todo, ya que iréis desvelando cartas (equivalentes a objetos, textos, etc) y algunas no os servirán hasta más adelante, así que será responsabilidad vuestra deducir qué tenéis que utilizar al momento y qué no podréis usar aún (ésta es la parte que quizás es más complicada, porque a veces es realmente difícil discernir qué puedes usar ya y qué no). Pese a que no todos los objetos se usan al momento, el desarrollo de la historia en Estación Polar es lineal, ya que para avanzar al siguiente juego casi siempre tendrás que resolver uno previo.

Los juegos son variados, deberéis tener a mano papel, lápiz y tijeras. Este es un juego de un solo uso, a medida que avancéis tendréis que ir rompiendo, pintando, cortando, etc. En Estación Polar esto es bastante intuitivo, salvo un juego concreto que si no estás muy atento puede ser que lo dejes inservible, así que leed muy bien y estad seguros de que lo que vais a intentar es correcto. Los juegos que encontramos en Estación Polar son en general de deducción y lógica, aunque a veces esa lógica cuesta bastante seguirla. No será tan importante como en otros Exits ser buenos buscadores.

El sistema de pistas sigue la tónica de los anteriores Exits. De cada juego tenéis a vuestra disposición dos pistas y la solución. En general la primera pista aporta realmente poco.

El tamaño del juego es pequeño, se echa en falta que el cuaderno venga separado por hojas para que todos los jugadores puedan examinarlo cómodamente. Y un tamaño un poquito más grande también estaría bien.

En general el diseño es un poco sobrio, las cartas podrían tener algo más de decoración. Pero la ventaja es el precio tan ajustado que tiene, cosa que lo hace asequible para cualquier bolsillo.

La duración es de 45 a 90 minutos, pero para hacerlo en 45 minutos deberéis ser unos genios o estar muy inspirados… De media seguro que tendréis diversión para 60 minutos mínimo.

El número de jugadores ideal es 2, es la mejor manera de poder observar y tocar todo, aunque pueden jugar de 1 a 4, pero 3  o 4 personas ya cuesta más compartir cuaderno y demás. Así como en los 3 primeros pudimos jugar con la peque sin problemas y pudo hacer bastante, en éste el nivel de dificultad (está indicado para 12+) es más alto y no le ha gustado, así que se cumple lo que especifica la caja.

En resumen, por el precio que tiene es una muy buena opción para esa tarde en la que no tienes una sala de escape reservada, pasaréis unos 60 minutos de media muy entretenidos.

Lo que más me ha gustado: El precio tan ajustado y algunos de los enigmas del juego en los que tienes que hacer manualidades. El uso de los pocos objetos que tiene, algunos usos son realmente sorprendentes.

Lo que se podría mejorar: Es muy barato, pero estaría bien no tener que romper nada (pdf descargable o similar). En determinados enigmas de Estación Polar la lógica es bastante difícil de ver, que sea más difícil no se debería conseguir mediante una lógica de juegos cogida con pinzas. En concreto el final nos ha parecido que su resolución era bastante confusa.

20180610_231518

Enlace a la Editorial: Devir