Detective – Maldito Games

Conviértete en un detective real en un escenario moderno! Resuelve crímenes misteriosos trabajando como miembro del equipo de investigación nacional Antares.

Detective es un juego con una mecánica diferente a lo que estamos acostumbrados. No es un juego de mesa de escape al uso, sino que es más bien un juego de deducción, en el que deberemos aplicar la lógica y seguir pistas hasta descubrir los recovecos del caso que investigamos.

En Detective no hay un sistema definido para avanzar en el juego, ni una pista o carta clave que al llegar a ella nos dará una solución; en este juego deberemos actuar como un equipo de detectives reales, siguiendo las pistas a la que nos van llevando nuestros pasos, hablando mucho entre el equipo y tomando notas de lo que decidamos considerar como importante, para finalmente llegar a deducir conjuntamente la solución del caso.

En el juego tendremos un número determinado de días y horas de tiempo límite para resolver el caso. Empezando en nuestra sede central, nos iremos moviendo por la ciudad para visitar localizaciones concretas, recoger pruebas, realizar interrogatorios a testigos y sospechosos, etc. No hay un sólo camino a seguir, nosotros debemos decidir qué hilo seguir y qué  descartar, ya que no tenemos tiempo suficiente para seguir todos y cada uno de los caminos que se nos irán presentando.

Para decidir qué es importante y qué no durante el juego tendremos varios recursos a nuestra disposición: Una base de datos llamada Antares, donde introduciremos evidencias y leeremos expedientes de sospechosos, entre otras cosas; podremos también acceder a internet para buscar información;  desplazarnos a diferentes localizaciones para seguir pistas, etc. Además, cada personaje tendrá una habilidad especial que nos ayudará en la investigación.

Al ser un juego deductivo encontraremos mucha narrativa en general. Estos textos nos pondrán en situación y nos sumergirán en la trama, y dependerá de nosotros decidir qué datos son importantes y qué datos son de relleno.

Es un juego que se puede jugar en solitario, pero realmente la gracia del juego es juntarte con varios amigos e ir discutiendo los pasos a seguir. Al final de la partida, una vez nos quedemos sin días de investigación, deberemos rellenar un informe, donde podremos comprobar si hemos resuelto completamente el caso o no.

En resumen, un juego de mesa que, pese a no ser un juego de escape, comparte algunas de las características de estos (deducción, lógica, trabajo en equipo, tiempo) como para parecernos interesante reseñarlo en nuestro blog. Además, es un juego que tiene varios casos que investigar, por lo que las horas de juego están aseguradas, y para rematar, todas las misiones tendrán un nexo común que deberemos ir descubriendo.

Lo que más me ha gustado: Transmite la esencia de cómo sería una investigación real, con sus expedientes, interrogatorios, evidencias… Además, introducir la base de datos y el uso de internet le da un nivel de realismo que nos ha gustado.

Lo que se podría mejorar: Las personas a las que no les guste leer demasiado puede que no disfruten de este juego, ya que la narrativa es un elemento importante para ponerte en situación.

20190519_173425

Enlace web a la editorial: Maldito Games

Exit el Juego: La Estación Polar

Sois parte de un equipo de investigadores emplazado en el Ártico. No sabéis lo que ha sucedido, pero ha sonado la alarma de evacuación y habéis terminado atrapados en un laboratorio  desierto. Acabáis de descubrir que os queda muy poco tiempo para poder salir…

Exit es una línea de juegos de mesa de la editorial Devir que pretende unir las sensaciones de una sala de Escape con los juegos de mesa. Y la verdad es que lo consigue bastante bien.

Dentro de esta línea ya tenemos 6 juegos diferentes para elegir, y entre ellos hay diferentes niveles de dificultad. En Estación Polar el nivel de dificultad es avanzado, y eso se nota respecto a los 3 primeros que salieron al mercado.

El nivel de ambientación es, evidentemente, la parte que menos consigue aproximarse a una sala de escape. Todo lo necesario para jugar se encuentra dentro de la caja del juego, y es una caja pequeña. Dentro encontraréis un par de objetos que en algún momento acabaréis usando, un cuaderno, un disco para resolver los enigmas, un manual con las instrucciones y un mazo de cartas.  La poca ambientación que encontraréis os la darán estos objetos; el cuaderno que cuenta un poco la historia y las cartas, que iréis desvelando conforme avancéis.

La dificultad de Estación Polar es alta, los juegos son bastante complicados de resolver. En esta ocasión el desarrollo del juego es secuencial, aunque no del todo, ya que iréis desvelando cartas (equivalentes a objetos, textos, etc) y algunas no os servirán hasta más adelante, así que será responsabilidad vuestra deducir qué tenéis que utilizar al momento y qué no podréis usar aún (ésta es la parte que quizás es más complicada, porque a veces es realmente difícil discernir qué puedes usar ya y qué no). Pese a que no todos los objetos se usan al momento, el desarrollo de la historia en Estación Polar es lineal, ya que para avanzar al siguiente juego casi siempre tendrás que resolver uno previo.

Los juegos son variados, deberéis tener a mano papel, lápiz y tijeras. Este es un juego de un solo uso, a medida que avancéis tendréis que ir rompiendo, pintando, cortando, etc. En Estación Polar esto es bastante intuitivo, salvo un juego concreto que si no estás muy atento puede ser que lo dejes inservible, así que leed muy bien y estad seguros de que lo que vais a intentar es correcto. Los juegos que encontramos en Estación Polar son en general de deducción y lógica, aunque a veces esa lógica cuesta bastante seguirla. No será tan importante como en otros Exits ser buenos buscadores.

El sistema de pistas sigue la tónica de los anteriores Exits. De cada juego tenéis a vuestra disposición dos pistas y la solución. En general la primera pista aporta realmente poco.

El tamaño del juego es pequeño, se echa en falta que el cuaderno venga separado por hojas para que todos los jugadores puedan examinarlo cómodamente. Y un tamaño un poquito más grande también estaría bien.

En general el diseño es un poco sobrio, las cartas podrían tener algo más de decoración. Pero la ventaja es el precio tan ajustado que tiene, cosa que lo hace asequible para cualquier bolsillo.

La duración es de 45 a 90 minutos, pero para hacerlo en 45 minutos deberéis ser unos genios o estar muy inspirados… De media seguro que tendréis diversión para 60 minutos mínimo.

El número de jugadores ideal es 2, es la mejor manera de poder observar y tocar todo, aunque pueden jugar de 1 a 4, pero 3  o 4 personas ya cuesta más compartir cuaderno y demás. Así como en los 3 primeros pudimos jugar con la peque sin problemas y pudo hacer bastante, en éste el nivel de dificultad (está indicado para 12+) es más alto y no le ha gustado, así que se cumple lo que especifica la caja.

En resumen, por el precio que tiene es una muy buena opción para esa tarde en la que no tienes una sala de escape reservada, pasaréis unos 60 minutos de media muy entretenidos.

Lo que más me ha gustado: El precio tan ajustado y algunos de los enigmas del juego en los que tienes que hacer manualidades. El uso de los pocos objetos que tiene, algunos usos son realmente sorprendentes.

Lo que se podría mejorar: Es muy barato, pero estaría bien no tener que romper nada (pdf descargable o similar). En determinados enigmas de Estación Polar la lógica es bastante difícil de ver, que sea más difícil no se debería conseguir mediante una lógica de juegos cogida con pinzas. En concreto el final nos ha parecido que su resolución era bastante confusa.

20180610_231518

Enlace a la Editorial: Devir